martes, 8 de enero de 2013

La deuda que nos queda

Os deseo a tod@s un feliz año nuevo porque eso de próspero, que se decía cuando yo era pequeño, va a ser que no va a suceder.

Aunque durante estas navidades he intentado aislarme todo lo posible y desintoxicarme de la economía, al final, la cabra tira al monte y tras cuatro días de turismo en el país de Shakespeare, he acabado inyectándome la información financiera en vena. Y... como no, me he acabado cabreando.

Una de las noticias que más me impactó fue la que hablaba de las declaraciones de uno de los prebostes del FMI que decía que habían subestimado el efecto de austeridad en el crecimiento. No pude evitar imaginarme a uno de estos "super-expertos" posando ante las cámaras y entonando un "lo siento, no volverá a suceder" con un tono de patio de colegio y las orejas rojas por los tirones.

Por supuesto, la gente que hizo estas funestas recomendaciones no sólo no será despedida sino que, con toda seguridad, este año tendrá un aumento de sueldo que gracias a sus erróneas recomendaciones, que podrían haber sido corregidas por cualquier ama de casa o niño de parvulario (expertos en economía donde los haya), no disfratará una gran parte de la población de muchos países. ¡Si hasta yo me di cuenta!

En fin, como os decía, esta noticia me calentó bastante la sangre, sin embargo, la prensa económica tiene la solución para todo y, otra de las noticias, me congeló las venas.

Este año nuestra maravillosa piara política solicitará financiación vía deuda pública por un monto de unos 230.000 millones (aunque apuesto, a 8 de enero, que será más). De esta limosna de nada, unos 160.000 milloncejos irán a refinanciar deuda... ya sabéis, eso que las amas de casa (que dios las bendiga) saben que es un suicidio: pagar préstamos con préstamos. Otros 23.000 millones, al fondo de salvamento autonómico... ya veremos lo que tardamos en ver un fondo de salvamento para fondos de salvamento autonómico, y, el resto, para chuches de los políticos.

No hace falta que os diga, que el destino de toda esta deuda es la banca, no en vano el 90% de la emitida hasta ahora está en sus manos. Porque, además, el negocio es estupendo. El BCE le presta dinero, nuestro dinero, a la banca al 1%, ésta compra deuda a los países al 5% y se quedan la diferencia... un negocio genial que seguro que piensan que se mantendrá cuando la población viva del aire (ha bajado el consumo de comida en cantidad y calidad).

Y lo mejor de todo, es la pregunta que ninguno queremos hacernos ¿cómo se pagará esa deuda, aumentando ingresos o reduciendo gasto?

¿Nos pedirán perdón diciendo que subestimaron el efecto de matar a impuestos a un país para pagar vicios de la recua política?

¿Se puede ordeñar a una vaca muerta?




11 comentarios:

  1. Se te ha echado de menos por estos lares. Bienvenido de vuelta al euro y a la aplastante realidad de que lo único nuevo por aquí es el año.
    Que sea feliz (en la medida de lo imposible).
    Salu2.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!

      Bueno, habrá que intentar ser feliz con lo que uno lleva dentro, porque con lo que hay fuera...

      Eliminar
  2. Estamos sepultados por una montaña de deuda privada y deuda pública. Y la pública crece de año en año. Eso es algo que obliga a pagar intereses aparte de que alguna vez habrá que devolver el capital.

    Nunca debió llegarse a eso, pero ahora ya está hecho el desastre. Si dichas deudas privadas y públicas se gestaron durante unos diez años, desde la entrada en el Euro, harán falta muchos años más para limpiarlas, si es que se puede.

    Y como entraron siete millones de inmigrantes de forma descontrolada, la mayoría en edad de trabajar, harán falta años para ajustar esa mano de obra sobrante.

    Salvo que se vuelvan a construir 700.000 viviendas al año. Que no veo como.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que decirte que no sepas...

      Feliz año amigo Bucan

      Eliminar
  3. Bienvenido optimista ;-)

    ResponderEliminar
  4. Ya sabes, un pesimista es un optimista bien informado

    ;)

    ResponderEliminar
  5. Welcome back!
    Bonita tierra inglaterra, espero que hayas disfrutado.
    Amén de estar totalmente de acuerdo contigo,todo esto me recuerda a una bonita palabra Corralito.
    A mí,honestamente,solo me acude a los labios una expresión:
    que diós nos asista!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Que gran verdad y que gran impotencia, ¿Qué tiene que pasar para que nos demos cuenta de que esto no puede seguir así?

    ¿QUÉ?

    Enhorabuena por el blog.

    ResponderEliminar
  7. El cambio "pacífico" creo que está en un cambio de mentalidad, que espero que se produzca en la siguiente generación, ya que ésta está perdida a nivel político.

    El "otro" cambio ya sabemos que implicaría sangre y dolor. Espero que no lleguemos a verlo (yo por si acaso sigo afilando mi guillotina).

    Saludos y feliz 2013,

    B.

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias a tod@s por vuestros comentarios, da gusto sentirse tan arropado en la vuelta!

    ResponderEliminar
  9. Enorabuena por el blog, muy instructivo. Aunque yo soy una persona bastante ingnorante en temas de Politica y Finanzas. He de deciros que la Historia se repite. La dcha. no parara asta ver al trabajador a los niveles que nunca tuvo que salir ( la de los años 20-30) donde la cultura y el saber era cosa de los amos y sus descendientes, no se si habeis visto la Pelicula de los Santos Inocentes. Pues iros familiarizando.
    Un saludo.
    Pd. si en el colegio no enseñan, enseñar en casa.

    ResponderEliminar

Twitter Bird Gadget